25 de jun de 2009

Lula reactiva la agricultura brasileña

El Gobierno destina 53.000 millones de euros para los campesinos

JUAN ARIAS de El país - Río de Janeiro - 25/06/2009

Ante más de 2.000 campesinos del Movimiento de los Sin Tierra (MST), el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, anunció el Plan Agrícola y Ganadero 2009-2010, en el que invertirá unos 53.200 millones de dólares (alrededor de 38.400 millones de euros). En la ciudad de Londrina, en el Estado de Paraná (sur del país), Lula manifestó su deseo de que los millones de campesinos que emigraron a las ciudades en busca de trabajo y que muchas veces terminaron en favelas puedan volver a sus tierras de origen. El plan anunciado prevé un aumento del 37% de la inversión respecto al año pasado.

La voluntad del presidente brasileño estuvo acompañada por un gesto simbólico, pero relevante: el mandatario vistió una gorra del MST, con quien ha mantenido una difícil relación de amor y odio. Los Sin Tierra critican que no ha atendido sus reivindicaciones, como ellos hubiesen esperado, a pesar de que en muchos casos se planteaban con métodos violentos.

Lula dijo que Brasil se prepara para cuando Estados Unidos y Europa "despierten" y quieran comprar. En ese momento, Brasil tiene que estar preparado, dijo, para producir, vender, obtener ganancias y fortalecer su industria. Ésa seguirá siendo la política hasta el final de su mandato, en enero de 2011. Un 86% de la financiación se destinará al fomento del comercio de los productos procedentes del campo, lo que supone un aumento que casi dobla el presupuesto de 2008.

El plan contempla el reajuste de los precios mínimos de 33 cultivos, casi todos destinados a la exportación, y un nuevo plan de financiación para el sector, para que los agricultores no acaben endeudados tras la reactivación del sector.

El presidente brasileño acudió a Londrina acompañado de la ministra de la Casa civil y su candidata preferida para sucederle el año próximo, Dilma Rousseff, a quien los sondeos le otorgan menos de un 20% de los posibles votos.

Rousseff afirmó que el Plan Luz para Todos ha llevado energía eléctrica a más de 10 millones de familias del campo, aunque aún no ha llegado a un millón, que subsisten sin electricidad. La ministra afirmó que la recibirán antes de 2010.

El presidente, además, subrayó que un 70% de los alimentos que se consumen en Brasil provienen de la agricultura familiar. Rodeado de los Sin Tierra, Lula aprovechó para arremeter contra los ricos. "El pobre cuesta poco, porque sólo desea lo convencional, mientras que el rico quiere ganar dinero incluso antes de invertir. Y aún así, hay mucha gente que piensa que la ayuda a los pobres es un gasto, mientras que ayudar a los ricos es una inversión", aseguró.

Lula acabó respondiendo a las críticas contra la producción de etanol extraído de la caña de azúcar, un combustible alternativo que no emite gases contaminantes. A quienes se quejan de que extensas tierras de cultivo han sido dedicadas a la producción del combustible a costa del cultivo de alimentos e, incluso, de la propia selva, el presidente brasileño advirtió: "No metan el dedo sucio del combustible fósil en nuestro combustible limpio".

Nenhum comentário:

Postar um comentário